Turismo España

Tras lograr un récord histórico de 81,8 millones de viajeros extranjeros en 2017, la evolución de este año muestra una recuperación de los destinos competidores como Turquía, Egipto o Túnez, que está provocando situaciones inéditas desde hace muchos años.  

La llegada de viajeros extranjeros a España cayó en julio un 4,9% y volvió a bajar un 1,9% en agosto. Este último dato supone la pérdida de 196.000 turistas respecto al mismo mes de 2017. Se trata del primer año desde 2009, coincidiendo con la gran crisis de seis años, en el que la entrada de viajeros ha descendido en agosto y también de forma consecutiva durante los dos primeros meses de la temporada alta.

 Los datos hechos públicos por el INE muestran como la tendencia descendente de los dos mayores mercados emisores (Reino Unido y Alemania, que suponen un tercio del total) se ha acrecentado en agosto. En concreto han llegado 77.208 viajeros menos de Alemania, con un ajuste anual del 5,8%, y 86.855 menos de Reino Unido, lo que supone una caída del 3,7%. Ambos retrocesos solo se han visto compensados por el fuerte incremento de viajeros de Francia, el tercero más importante por tamaño, con 105.000 viajeros más, y de EE UU, beneficiado por la debilidad del euro frente al dólar, con 25.100 más.

En el acumulado entre enero y agosto, las llegadas apenas bajan un 0,1% hasta situarse en 57,3 millones de viajeros. Entre ellos destaca el incremento de llegadas de turistas de fuera de la zona euro, con un mayor poder adquisitivo y un mayor gasto durante sus estancias, lo que sin duda ha revitalizado las cifras de gasto turístico. En concreto, el desembolso total realizado por los turistas internacionales que visitaron España en agosto alcanzó los 11.539 millones de euros, lo que supone un aumento del 1,8% respecto al mismo mes de 2017. En el acumulado hasta agosto sube un 2,8%. Fuera de los cinco grandes mercados en términos de gasto (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Países Nórdicos), el desembolso en el resto de naciones creció entre enero y agosto un 4,7% (el doble de la media) y ya supone el 46,3% del total.