Resultado de imagen de roberto ucelay

Roberto Ucelay, empresario y presidente del Círculo de empresarios del Sur de Tenerife explica en la siguiente entrevista concedida a Tribuna la situación actual del turismo. Además, es crítico con aspectos importantes de la isla como pueden ser las carreteras o la falta de formación en idiomas de los residentes de Tenerife.

El sector turístico ha tenido una gran evolución. Sin embargo, se prevé una disminución en el número de visitantes para este 2018, ¿cuál es el motivo?

Evidentemente el mercado para este verano ya tiene unas expectativas que se cubren sobre todo con las nacionalidades británicas y alemanas. Hay mercados que han tenido problemas en los últimos años se están recuperando por lo que muchos clientes europeos que vienen a Canarias han decidido ir a Turquía y a Egipto. Tienen buenas ofertas y por eso muchos turistas deciden elegir otros destinos.

El hecho de una falta de movilidad interior hace que otros mercados puedan surgir o que los turoperadores no encuentren efectivo el destino Canarias. ¿Cree que la administración está haciendo una buena promoción y unas buenas políticas de movilidad?

Canarias depende en más de un 90% de la movilidad y evidentemente las políticas que se hagan desde Aena son imprescindibles.La conectividad en las Islas es fundamental y me consta que tanto el Cabildo como el Gobierno canario están haciendo unas políticas intensivas con nuevas rutas, además de consolidar las que ya están presentes en los aeropuertos del archipiélago.

¿Por qué aun no llega a las islas suficiente número de turistas peninsulares?

Nosotros pensamos que es principalmente por el precio del billete. Son rutas rentables, desde el punto de vista aeronáutico, y los precios que se aplican a los turistas nacionales son caros. Se debería ver de qué manera se podría motivar una política de promoción con respecto al precio, en cada aerolínea. Los precios son determinantes a la hora de que el peninsular compre vacaciones para Canarias.

¿Qué implica para ustedes la calidad en los hoteles?

La calidad hotelera se ha ido mejorando en los últimos años. Las aperturas de los establecimientos de cinco estrellas es una realidad en Canarias y la planta hotelera está mejorando. Además, establecimientos turísticos que no son hoteles también han avanzado, como pueden ser los apartamentos. Esta línea se ha mejorado.

¿Qué opinión tiene sobre las diferentes infraestructuras de conectividad de la isla de Tenerife?

Lo cierto es que hay que mejorar muchos aspectos de la conectividad en la isla. Hay que destacar que falta una renovación en algunas infraestructuras de Tenerife. Por un lado, las terminales de los aeropuertos necesitan una reforma integral. Necesitamos que se inicien las obras principales de las carreteras del norte y del sur. Una de ellas es la del anillo insular, que es imprescindible para conectar la zona oeste de la isla. Esta supondrá un mayor acceso y conectividad de las personas que trabajan en la comarca sur y de los propios turistas. En materia portuaria, la gran apuesta que se tiene en el sur es el Puerto de Fonsalía, que está en una fase administrativa.

¿Qué opinión tiene con respecto al alquiler vacacional?

Creo que es necesario que se mejore el documento actual y que se centre en dos puntos. La primera es que la actividad se consolide como aspecto turístico. A nivel hotelero se aplican normas diferentes a las que ahora mismo se aplican en el turismo vacacional, como puede ser en temas de seguridad o de registro de los turistas que se están hospedando en esas casas. Se debe aplicar el convenio de hostelería, que hasta la fecha esto no está siendo real, y este convenio está muy consensuado entre los sindicatos y las patronales del sector. En el sector del alquiler vacacional sabemos que no se aplica este convenio para las personas que trabajan en este producto turístico. Hay un sinfín de reglamentos que tienen que cumplirse en la actividad turística y que en el alquiler vacacional no se aplica. Por ello, es necesario que se determinen nuevas normativas para este producto. Hay daños colaterales del decreto vacacional, pero esperemos tener una opinión más concreta al ir desarrollándose.

Los trabajadores tienen dificultades para encontrar una casa donde vivir cerca de sus trabajos. Como puede ser en sur de Tenerife.

Esto es una realidad que está pasando en Canarias. El tema de la vivienda es un problema grave y es una de las grandes amenazas como destino turístico porque no tenemos a gente profesional que pueda vivir en el sur. En el sur no hay zonas residenciales para poder alquilar a largo plazo una vivienda y el alquiler vacacional perjudica de manera directa la empleabilidad de las personas y la convivencia en la comarca. Además, hay que tener en cuenta que la alternativa principal de los trabajadores es no vivir en el sur por el alto alquiler en este momento. Esto afecta al sector y a la oferta de cada establecimiento, ya que sus equipos de trabajo no viven en la comarca, lo que perjudica a su vez al cliente.

¿Está siendo positiva la Ley del Suelo para los diferentes municipios de Tenerife?

La verdad es que sí. La Ley del Suelo cede una serie de competencias a nivel local, favoreciendo el criterio a las administraciones locales. Pero son muchos los ayuntamientos que no han creado su órgano medioambiental que otorgaba las competencias de esta Ley. Por eso, muchas iniciativas están paradas porque los ayuntamientos no tienen constituido esto para poder tener licencias y agilizar las solicitudes.

Usted tiene diferentes reuniones con los políticos canarios, ¿se cree lo que le dicen?

Es verdad que se plantean muchos temas. Algunas tienen el visto bueno político pero tienen unos procesos muy lentos, por lo que los problemas principales son la lentitud de las administraciones. La realidad es que todo esto no se ha podido convertir en mayores inversiones. Hay que ver cómo se pueden desarrollar políticas que agilicen los proyectos y los pasos administrativos. En Canarias estamos a años luz de que esto sea una realidad.

Otro tema que le preocupa en el sector turístico es la formación

Tenemos una gran industria turística a nivel mundial en todos los aspectos pero carecemos de equipos de trabajo con presencia local e insular, por la falta de formación. Por otro lado, los idiomas es un tema fundamental. Debemos aspirar a un bilingüismo en inglés y español. Hace falta un refuerzo de un tercer idioma, ya que tenemos muchos turistas del norte de Europa o alemán, entre otros. El Gobierno de Canarias, que es el competente en Educación, tiene que evolucionar de manera inmediata para poner en marcha que el bilingüismo sea una realidad en Canarias. Hay otras fórmulas para aprender idiomas, como pueden ser las subvenciones de intercambio funcionan muy bien.

¿Los ciclos y carreras universitarias están preparados para tener gente formada en Canarias?

Sí. Las FP tienen mucha salida en el mercado del turismo pero lo cierto es que no tenemos centros formativos de prestigio mundial, tanto público como privado. Hay que crear escuelas de negocios, de turismo, para ser líderes en formación. Este aspecto es un reto para los próximos años y así tener unos jóvenes formados y con capacidades que puedan acceder al mercado laboral.