Resultado de imagen de mobile world congress 2017

El Mobile World Congress (MWC) ha cerrado su última edición con un nuevo récord de participantes, 108.000 profesionales, un 7% más que el año anterior, un éxito que va más allá del impacto en el sector de las telecomunicaciones y la telefonía móvil y que se ha dejado notar también en el empleo o la movilidad.

El evento mundial más importante de la industria del móvil ha celebrado una de sus ediciones más tranquilas al no coincidir, como ocurrió el año pasado, con paros en el transporte público, que han cumplido con el reto de transportar a los congresistas y visitantes hasta el recinto de Fira de Barcelona en L'Hospitalet de Llobregat.

Organizado por la asociación GSMA, que representa a los operadores de móvil de todo el mundo, el Mobile ha presentado novedades como los móviles con pantallas que dominan todo el frontal, cámaras duales, sistemas de reconocimiento del iris y fabricados a prueba de caídas y golpes.

Las novedades de las firmas de telefonía, sin embargo, no han acaparado tanto la atención de los participantes como en otras ediciones, entre otros motivos porque Samsung, uno de los gigantes del sector, no ha traído a Barcelona la última versión de su teléfono insignia, el Galaxy S8, y lo ha suplido con tabletas y realidad virtual.