FACUA-Consumidores en Acción ha criticado que la aerolínea Ryanair vaya a cobrar a los pasajeros a partir del próximo mes de noviembre el equipaje de mano de hasta diez kilos y ha instado al Ministerio de Fomento a que "tome medidas" para frenar el cobro que realizan las aerolíneas por este concepto.

En un comunicado, Facua ve detrás de esta medida una "estrategia de la compañía para que sean al final los consumidores los que sufraguen el coste de los reiterados paros de sus trabajadores".

A partir de noviembre, la maleta de hasta 10 kg de peso tendrá un coste de entre seis y diez euros y la asociación se ha quejado de que sean al final los consumidores los que salgan perjudicados, en lo que "parece ser un intento por recuperar los gastos ocasionados por las compensaciones derivadas de la huelga".

Ryanair ha justificado este nuevo cambio en su política de equipajes "para eliminar retrasos en embarques y vuelos", pero Facua le afea lo que parece ser una "estrategia de la compañía para intentar compensar los gastos que le han ocasionado las compensaciones a los pasajeros de las pasadas cancelaciones de vuelos".

En esta línea, Facua ha reprochado que las medidas adoptadas por Ryanair con este objetivo sean gravar más a los usuarios en lugar de contratar más personal que agilice los embarques.

La nueva política de equipaje de Ryanair permite a los pasajeros llevar una "pequeña bolsa personal" a bordo, que podrán colocar bajo el asiento de delante, pero solo los clientes que adquieran su billete como 'priority' podrán transportar también una maleta de hasta diez kilos.

Se activará a partir del 1 de noviembre de 2018 y para las reservas realizadas después del 1 de septiembre de 2018. Sin embargo, Ryanair cobrará este coste incluso a los pasajeros que hayan reservado sus vuelos con anterioridad al 1 de septiembre pero que viajen después del comienzo del mes de noviembre.