Resultado de imagen de David Valcárcel guimar

Pirámides de Güímar celebra sus primeros 20 años, ¿cómo ha sido este transcurso en el tiempo?

Han pasado veinte años desde que abrimos de cara al público. En los noventa empieza el interés por esta estructura y se consigue la financiación para proteger este espacio. En 1998 se inaugura. Lo que pasa a lo largo de todo este tiempo han pasado muchas cosas. Los orígenes del Parque están centrados en las pirámides y las excavaciones. Los investigadores del Instituto Astrofísico de Canarias descubren que están orientadas al sol, por lo que su propósito es el de servir de macrocalendario.

Pero lo cierto es que como Museo debían crecer, ¿no es así?

Sí. Al pasar el tiempo debimos expandirnos y adaptarnos a las nuevas tecnologías. Había que diversificar la oferta, por lo que se empiezan a crear una serie de exposiciones porque somos un museo atípico. Nuestra mayor colección es la botánica, se han creado zonas ajardinadas y esto estaba en un segundo plano hasta hace diez años. Las plantas ahora son protagonistas, hemos hecho diferentes rutas y una, en especial, está ligada a los productos de exportación. El archipiélago siempre ha estado vinculado a los productos relacionados con la tierra, como puede ser el plátano o el vino, entre muchas. Y por ello, decidimos apostar por esta parte tan importante de productos que tenemos.

Esta ruta de productos canarios que provienen de la tierra les hizo entrar en los candidatos al Mejor Museo de Europa.

Sí. Este premio es muy prestigioso porque premia a los museos que están en la vanguardia a nivel europeo. El mero hecho de ser nominado es un orgullo y nos ha servido para saber que vamos por el buen camino. Lo que hemos querido hacer es seguir aprovechando todos los espacios que tenemos al aire libre para poder mostrar la cantidad de especies que hay en el Parque Etnográfico Pirámides de Güímar. Somos un parque diferente a los que hay en Canarias e intentamos potenciarlo a través de rutas al aire libre.

También existe una ruta cultural.

Sí, esta ruta se crea por una respuesta al visitante del museo. Ellos siempre hacían preguntas sobre las costumbres de Canarias por lo que decidimos hacer una explicación de diferentes aspectos culturales del archipiélago. También se ha creado una ruta volcánica hablando del origen geológico de las Islas. Se crea un jardín venenoso, es muy llamativo y existen plantas que están en espacios públicos. Este nos sirve para saber la historia de las plantas, tanto en sus aspectos positivos, como puede ser el medicinal, como los negativos.

¿La educación medioambiental es importante para el Parque Etnográfico Pirámides de Güímar?

Por supuesto. Somos un Parque sostenible e intentamos transmitirlo a nuestros visitantes. Hacemos concursos, talleres y charlas, entre otras actividades, y es que queremos que los más pequeños ya sepan el significado que tiene cuidar el lugar donde vivimos. Uno de los proyectos que pusimos en marcha fue la creación de un barranco, con todas sus características, en los que podemos encontrar también plantas y animales acuáticos, como puede ser la anguila europea. Lo curioso del barranco es que es sostenible: ambiental, económico, social y educativo. El propósito de esta parte es que los ciudadanos puedan hacer un jardín como este en sus casas o en las administraciones y hoteles, para así empezar a tener más en cuenta nuestro entorno y empezar a cuidarlo. Este proyecto nos da otra nominación al Mejor Museo del Año.

El Tropicarium se ha inaugurado este año.

Exacto. Es un nuevo proyecto que se centra en un ambiente tropical, esto nos permite tener flora. Nuestros grandes protagonistas son las orquídeas y las plantas insectívoras. Esto es porque son muy importantes para Darwin, el primero en estudiar e investigar estos dos tipos de plantas y sus estrategias para atraer insectos. Este ha sido la guinda del pastel para el cumplimiento de veinte años del Parque Etnográfico Pirámides de Güímar.

¿Las relaciones con el ayuntamiento de Güímar son buenas?

Sí, colaboramos siempre que podemos. Existe un espacio en el Parque que es un punto turístico de información. Esto es muy importante porque si el municipio crece, nosotros crecemos con él.

¿Se ha notado el crecimiento del sector turístico en estos años?

La verdad es que sí. Aún sigue interesando más el sol y la playa, pero se notan cambios en el sector. Hace quince años todos los turistas venían en guaguas de turoperadoras y ahora cada visitante va por su cuenta y visita lo que más le interesa. Estos cambios de tendencia del visitante se notan y afortunadamente, existe un turismo cultural y natural. Hay mucha gente que viene interesada en las pirámides pero hay otro sector interesado en el Jardín Botánico. Esto significa que tenemos un cliente amplio.

Y con respecto al residente, ¿siguen alguna línea para que los propios tinerfeños conozcan su isla?

Sí. Somos una isla y no conocemos todo lo que esconden nuestros rincones. Nuestro mayor reto es atraer a la gente de Tenerife a Güímar. Intentamos promocionar todos los proyectos nuevos que tenemos y es verdad que cada vez viene más gente. Afortunadamente, todo el que viene se queda satisfecho. Ahora son los mismos colegios los que contactan con nosotros para conocer esta parte de la historia de la isla.

¿Las redes sociales les acercan a los canarios y a los turistas?

Por supuesto. Las nuevas tecnologías y las redes sociales son plataformas esenciales y no se pueden descuidar porque es el mejor ‘boca a boca’.