En esta ocasión, los profesionales del Acuario y el equipo de veterinaria han realizado la primera analítica de sangre voluntaria a tiburones que se lleva a cabo en España, siendo la primera vez que se utiliza un innovador entrenamiento para efectuar sin estrés un procedimiento necesario para controlar la salud del animal.

Más concretamente, se efectuó recientemente en cuatro tiburones cebra, obteniendo 4 muestras de sangre a través del pedúnculo caudal de la zona ventral, un procedimiento efectuado de forma rápida y sin efectos negativos en el animal. Desde hace dos años, el Acuario realiza entrenamientos para garantizar la realización de ecografías y analíticas sin provocar en el animal ningún tipo de problema, dado que el ejercicio tiene el objetivo de generar una convivencia armónica entre diferentes especies de tiburones en un mismo ecosistema.

La prueba, que se realiza con la colocación voluntaria del tiburón en una camilla situada en el agua, presenta dos tipos de reclamo: el alimento y el juego. Para la conservadora del Acuario, Ester Alonso, "ha sido un éxito de todo el equipo por conseguir que los tiburones volvieran a entrar en la camilla por sí mismos después de hacer el ejercicio, lo que supone que el trabajo de entrenamiento ha dado sus frutos".