Contemplar la obra de José Luis Pérez  Navarro en retrospectiva, "es sentir de nuevo el aire fresco que atravesó  la pintura durante la década de los ochenta", así lo percibe la crítica de arte Ángeles Alemán, ante esta selección amplia de la obra de José Luis Pérez Navarro,  reunida en una exposición que se  inaugura en las salas Cabrera Pinto de La Laguna el próximo sábado, 16 de diciembre, a las 12:00 horas. Se trata de una nueva producción del área de Cultura del Gobierno que se podrá visitar hasta el 11 de febrero.

Las primeras pinturas  de  Pérez Navarro, especialmente su obra "Guanches a la vuelta de ARCO"  (1985), representan  una explosión de optimismo y buen humor en medio de una época marcada por la postmodernidad. La pintura gestual y matérica que en los ochenta encauzó  la estética nacional e internacional, encuentra en este cuadro una nueva dimensión: la de la ironía, el buen humor, la mirada joven ante lo que en esa época era todo un acontecimiento.  En esta década de los 80, sin embargo,  la evolución de Pérez Navarro, inquieto y curioso, lo condujo pronto a otras formas de expresión, en una época de experimentación, como la que sucede a los cuadros impregnados de materia y  realizados para la exposición  Frontera Sur, una de las muestras colectivas que, a mitad de la década, marcaron un punto de inflexión a la hora de entender el arte realizado en Canarias.

Durante estos años Pérez Navarro  empezó a desarrollar  una pintura sugerente, realizada entre  la contradicción de los fondos gestuales y los elementos que de manera sutil atraviesan el espacio. Elementos como líneas, tubos, fragmentos de tejido o de metal, que convierten sus cuadros en un nuevo campo de experimentación.

Década de los 90. La luz de Canarias

En la década de los 90, José  Luis Pérez Navarro va a descubrir una nueva poética, la que dará el sello a su madurez. La luz de Canarias, ilumina su pintura. En este momento, "la mirada de  Pérez Navarro se acerca a la naturaleza que le rodea e investiga la vegetación insular. Conocedor en profundidad de la poética de Pedro García Cabrera, hace suyo el significado  del texto fundacional de la vanguardia en Canarias, "El hombre en función del paisaje". Inicia entonces su aventura más personal, ubicando su mirada y su pincelada de tal forma que nos adentramos en una nueva dimensión de su pintura", apunta Alemán.

En 1993, y para una exposición en la Ape Gallery de Nueva York, realiza  una serie de pinturas que aún impregna de materia con una gestualidad visible. Tonos verdosos y grises, realizados a base de pigmentos y látex sobre lienzo, con el título genérico de Paisajes verdes, se configuran como  una  nueva mirada  a la naturaleza. Pérez Navarro va  alejándose progresivamente de la abstracción y acercándose a una nueva manera de entender la pintura. De hecho, un año más tarde, empieza a recrear una pintura  propia que anuncia su madurez  tomando como modelo la vegetación insular con las piteras y cactus.

Las tuneras, las piteras, los dragos, empiezan a sembrar sus pinturas de una nueva cualidad, configurando un imaginario propio. En estas pintura  la luz invade el espacio con  nuevos tonos amarillos y verdes, tonos solares de una pintura que retoma de manera original y única,  un camino antes recorrido por los artistas de la vanguardia en Canarias: Oramas, Monzón, Santiago Santana, Antonio  Padrón, algo que Eduardo Westerdahl  había descrito con precisión

En los  retratos  que realiza Pérez Navarro a partir de los 90, la  pintura  refleja  esta particular simbiosis entre su manera moderna de ver el mundo y su técnica clásica. Los retratos de sus amigos y de su familia, que va realizando a los largo de los años, nos muestran su  cercanía a cada uno de los retratados. Capta bien la mirada, el gesto, el físico de quienes  que él traslada a la pintura. De nuevo aparece su peculiar forma de enfrentarse el lienzo, situando a cada uno de sus retratados en un paisaje que le es propio. El protagonista se convierte a su vez en parte integrante del paisaje y sin perder su carácter individual, asistimos a un proceso único de fusión entre la efigie del retratado y el paisaje que lo sustenta y envuelve.

Con el tiempo, y ya en los años más recientes,  su raíz anclada en el surrealismo insular surge de nuevo. "El Drago de Oscar Dominguez surge como un tema que  el artista desarrolla con fruición en los años venideros. La frondosidad de la copa y el amor por el detalle  que se puede contemplar en el tronco de esta planta centenaria son  resultantes  de su curiosidad sin límites  y de los anclajes culturales que desarrolla",  explica Ángeles Alemán.

Los dragos se convierten en una constante en su pintura y ésta es desarrollada hasta la actualidad. En las últimas pinturas que surgen de su trabajo, José Luis Pérez Navarro se integra aún más en el paisaje y en sus elementos. Cuadros impregnados de verdes, lilas y violáceos, configuran el esplendor de su madurez.