La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), Isabel García Tejerina, ha invitado a todos los sectores de la sociedad española a colaborar con la "irreversible" transición hacia una economía baja en carbono. 

García Tejerina ha destacado que su ministerio va a impulsar una Ley de Cambio Climático "como marco para planificar todas las actuaciones relacionadas con la transición hacia una economía baja en carbono", en la que España se ha comprometido a reducir sus emisiones en los sectores difusos (transporte, edificación o agricultura) un 26 % en 2030 respecto a 2005.

La ministra ha dicho que su ministerio prepara una hoja de ruta para cumplir los objetivos en 2030.

Asimismo ha hecho balance de la reciente cumbre del clima de Marrakech, que ha supuesto avances "para definir un programa de trabajo y un calendario para elaborar durante los próximos dos años el libro de reglas" por el que se regirá el Acuerdo de París.

García Tejerina también ha incidido ante los presentes en que las agendas de medio ambiente y cooperación caminarán juntas en los próximos años, y les ha llamado la atención sobre otra cita importante que se avecina a nivel medioambiental: la cumbre de biodiversidad de la ONU (COP13) que arranca en Cancún (México) el 2 de diciembre.

Por su parte, el director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Daniel Calleja, ha señalado que el 95 % de los europeos y el 96 % de los españoles consideran la protección del medio ambiente como algo "prioritario" y con "consecuencias directas para su calidad de vida".

"Dos tercios de los ciudadanos de la UE piensan que se debe hacer más por el medio ambiente, pero además sabemos que promover la sostenibilidad no sólo tiene beneficios para el bienestar de las personas, sino que también presenta grandes oportunidades para el empleo", ha agregado.

En la misma línea que Tejerina, Calleja ha insistido en que "apostar por el desarrollo sostenible es aportar por lo que nos une", y ha pedido la participación de todos los sectores ya que los próximos años "van a ser decisivos", ya que toca aplicar tanto los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) como el Acuerdo de París.

Los embajadores en España de los dos países que han albergado las dos últimas cumbres claves para ese pacto global de lucha contra el cambio climático (la de París, en diciembre 2015, y la recién concluida en Marrakech) han resaltado el hecho de que el Acuerdo de París entrara en vigor el pasado 4 de noviembre, a tan solo 11 meses de su adopción.

Y esto es, según ha manifestado el embajador francés, Yves Saint-Geours, "por la urgencia que requiere actuar contra el cambio climático", una diligencia que debe llevar a los países a "descarbonizar sus economías para mediados de siglo".