Resultado de imagen de turistas en nueva york

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) estima que España logre 81,5 millones de turistas en 2017, lo que supone un incremento del 8,2% respecto a 2016, con un aumento del 12% en el gasto realizado, hasta rozar los 87.000 millones, frente a los 77.625 millones del pasado año, que ya fue récord histórico.

Este dato está por debajo de las estimaciones del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital que estima que este año se podría alcanzar la cifra de los 82,5 millones, frente a los 75 millones del pasado año.

El turismo español en conjunto registrará, según estimó el ministro Álvaro Nadal, un aumento de visitantes «del orden del 9% o 10%» con lo que la cifra de turistas extranjeros al cierre de 2017 podría situarse en la horquilla entre los 81,75 y los 82,5 millones de visitantes. Una cifra coincidente con las estimaciones de Funcas.

Funcas ha elegido la entrada de turistas en España como 'El dato de 2017' tanto por haber marcado un nuevo récord como por su relevancia para la economía española. En la elección de la cifra también ha influido el hecho de que el crecimiento del sector turístico español en los últimos años ha sido extraordinario, muy superior al del turismo mundial, especialmente en 2016 y 2017.

En 2016 el primer país receptor de turistas fue Francia con 82,6 millones, seguido de EEUU, con 75,6 millones. España estaba prácticamente al mismo nivel que Estados Unidos de forma que en 2017 es más que probable que lo supere.

El registro de España es particularmente llamativo si se compara la llegada de turistas con la población de cada país: España tiene 46,5 millones de habitantes, Francia, 67,2 millones, y Estados Unidos, 323 millones.

El peso del sector turístico es muy significativo para la economía española. La actividad turística representó en 2016 el 11,2% del PIB nacional, un punto más que en 2010, y el 13% del empleo, frente al 11,6% en 2010.

El principal país de procedencia de los turistas que acuden a España es Reino Unido, que en 2017 supuso el 23% del total. Le siguen, a distancia, Alemania y Francia, con un 14% cada uno.

  Funcas, el mayor reto de futuro para el sector es «pasar de un modelo de turismo de masas, que compite en precios, de bajo valor añadido y orientado a individuos de renta medio-baja, a un turismo que se sustente en mayor medida sobre la calidad que sobre la cantidad, y que genere más valor añadido».

En su opinión, esto requiere, entre otras cosas, «un aumento del peso del turismo cultural, que explote el inmenso patrimonio histórico y artístico nacional, frente al turismo de sol y playa».