Resultado de imagen de Iberia azafatas

 

El Gobierno balear ha impuesto a la compañía aérea Iberia una sanción administrativa de 25.000 euros por realizar tests de embarazo a mujeres que aspiraban a tripulantes.

Iberia ha asegurado que "nunca" ha dejado de contratar a una mujer por estar embarazada y que cuenta con protocolos "muy rigurosos" para proteger a las mujeres encinta, las de plantilla y las aspirantes, para no asignarles tareas que puedan "poner en riesgo su salud y la del feto".

En un comunicado oficial, la compañía recuerda que el 46 % de su plantilla son mujeres y el 71 % en el caso de las tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), las azafatas.

La empresa aérea ha respondido a la polémica generada después de que el Gobierno balear le haya impuesto una sanción administrativa de 25.000 euros por considerar discriminatorio que solicitara a las aspirantes un análisis de orina que permitía conocer si estaban embarazadas.

Iberia asegura que sus medidas laborales se encaminan a favorecer el empleo de la mujer, el embarazo y el cuidado de niños pequeños; prueba de ello es que en 2016 el 38 % de sus azafatas se acogieron a la reducción de jornada para cuidado de menores.

Durante este verano, en pleno "pico de actividad productiva", al 42 % de las azafatas de largo radio se les ha reducido la jornada por la misma razón, de acuerdo con las figuras recogidas en el actual convenio colectivo.

La gerente de Prevención Laboral de Iberia, María Teresa García, ha declarado que en atención a la "sensibilidad" que genera el actual protocolo de protección de mujeres embarazadas se dejará de incluir la prueba del embarazo en el reconocimiento médico de ingreso.